miércoles, 21 de junio de 2017

Mapa figurativo del Bucarest de finales de los setenta

El "Mapa figurativo de Bucarest" del que hablamos en esta entrada nos muestra los principales edificios y lugares de interés de la capital rumana en la época de su realización, que, según los monumentos que aparecen representados, debe de ser la de los inicios de la República Socialista de Rumania, en los años 70, tras la construcción del Hotel Intercontinental, en 1971, pero antes de la construcción de la Casa del Pueblo (el edificio civil más grande del mundo y el más visitado de Rumania en la actualidad), que no aparece en el mapa, y que se empezó a elevar en 1983.

Imagini pentru bucurest socialistaSea como fuere, el mapa nos muestra todos los puntos reseñables de la capital de la República Socialista Rumana, incluyendo algunas de las principales fábricas de la capital, que el comunismo había convertido en base importante del desarrollo de la nación (y que hoy son en su mayoría solo ruinas), y de las que tanto el partido como los propios trabajadores estaban orgullosos. Además, se marcan  los barrios que habían sido convertidos recientemente en lugares de residencia, modernos y con todos los servicios necesarios, dentro del plan de vivienda socialista que persiguió desde el principio garantizar a todos los trabajadores una vivienda digna y accesible con acceso a todas las necesidades básicas: alimentación, cultura, trabajo, deporte y ocio.

También aparecen los centros deportivos, actividad bien cuidada por el Socialismo rumano como parte integral del desarrollo del trabajador, además de los monumentos históricos del centro de Bucarest. Como se puede apreciar, los edificios y lugares reseñados son todos civiles, y no aparece ninguna torre de iglesia, tradicional símbolo de la explotación de la burguesía y que, en todo caso, deben interesar solamente a los creyentes, y no ser financiados ni publicitados por el estado (es decir, se trata de un mapa laico).

Aunque se trate de un mapa ya antiguo, puede servir todavía de guía a los interesados en visitar Bucarest y, especialmente, a los que quieran rescatar la Rumania de antes del golpe de estado de diciembre de 1989. La estructura de la ciudad sigue siendo hoy prácticamente la misma, con la diferencia de que de la mayoría de las fábricas socialistas solo quedan escombros, de que las infraestructuras y los servicios están bastante peor cuidados ,y de que, sobre todo, un elemento esencial del paisaje de la capital de la Rumania capitalista son hoy los pensionistas mendigando en las calles o la existencia de cientos de hombres viviendo en las alcantarillas (ambas cosas impensables en la Rumania Socialista, como el mismo concepto de desempleo o que más de tres millones de rumanos hayan huido del país para poder tener un trabajo, después de la destrucción de 4 de los 8 millones de puestos de trabajo existentes en 1989).



1-Comité Central del Partido Comunista, Consejo de Estado y Sala Palatului (lugar que se utilizaria despues como lugar de reunion de la Gran Asamblea Nacional).
2-Consejo de Ministros (gobierno)
3-Gran Asamblea Nacional (antiguo Palacio de la Patriarquia ortodoxa, utilizado tras la instauracion de la R.P.R. como parlamento)
4-Universidad de Bucarest
5-Teatro Nacional
6-Television Rumana
7-Casa Scantei (edificio regalado por el gobierno sovietico similar al de la Universidad Lomonosov de Moscu)
8-Opera rumana
9-Circo estatal
10-Museo de Historia de la Republica Socialista de Rumania
11-Museo de Historia del Partido Comunista Rumano y del movimiento revolucionario y democratico de Rumania.
12-Museo Enescu
13-Corte Vieja (antiguo Palacio de los domnitores de Valaquia)
14-Arco del triunfo
15-Monumento de los heroes de la lucha por la libertad del pueblo y la patria y por el Socialismo 16-Monumento a los heroes de la patria
17-Museo de los pueblos de Rumania
18-Aeropuerto Baneasa
19-Gara de Nord (estacion central de ferrocarril)
20-Ministerio de Transportes (Palacio CFR)
21-Fabrica de Confeccion y Tricotaje "Bucaresti"
22-Fabrica "Republica"
23-Fabrica "23 de agosto"
24-Fabrica "Automatica"
25-Hospital Fundeni
26-Hospital de neurocirujia "Gheorghe Marinescu"
27-Centro Comercial "Unirea"
28-Centro Comercial "Obor" y mercado Obor
29-Recinto de Exposiciones "Scanteia"
30-Hotel Dorobanti
31-Hotel Intercontinental
32-Parque Cismigiu
33-Sala de deportes Floreasca
34-Sala Polivalente deportiva del Parque Tineretuli (de la Juventud)
35 a-Estadio del Dinamo de Bucarest
35 b-Estadio Nacional "23 de agosto"
35 c-Estadio "Republica"
36 a- Nuevo barrio residencial de Drumul Taberei
36 b- Nuevo barrio residencial de Soseaua Giurgului
36 c- Nuevo barrio residencial de Berceni
36 d- Nuevo barrio residencial de Balta Alba
36 e- Nuevo barrio residencial de Colentina Pantelimon

Por ultimo, y para completar la visión de la Bucarest de finales de los años 70, a continuación se podrá ver un video con imágenes de la ciudad, con algunos de los edificios que aparecen en el mapa:


sábado, 10 de junio de 2017

Palabras de Ana Pauker y Vasile Luca sobre la Revolución Socialista de Octubre

El 6 de marzo de 1945 Rumania formó el primer gobierno democratico-popular de su historia, dirigido por el Doctor Petru Groza, y el 30 de noviembre de 1947 terminó con la infamia social que es toda monarquia, extraña a los intereses del pueblo trabajador, convirtiendose en la Republica Popular de Rumania.

Imagini pentru ana pauker si vasile luca
Los dirigentes del PCR en los inicios de la República Popular Rumana.
Gheorghiu-Dej, Ana Pauker, Vasile Luca y Teohari Georgescu
El nuevo gobierno socialista proclamado tras la victoria de las tropas sovietico-rumanas contra los nazis y sus mercenarios del gobierno de Antonescu, fue construido bajo la dirección de personas como Ana Pauker, Vasile Luca, Teohari Georgescu o Gheorghe Gheorghiu-Dej,  activistas miembros del partido desde la creación de este en 1921.

Siguiendo el modelo soviético y junto al pueblo trabajador hicieron posible la única democracia de la que ha disfrutado el pueblo rumano, que duraría hasta mitad de los años 60, cuando, tra la muerte de Stalin, se empezaría a gestar la República Socialista Rumana, que iniciará un proceso de separación entre el partido y las masas y el desarrollo de la ideología burguesa nacionalista, en el marco del triunfo de las ideas revisionistas en la Unión Soviética del "final de la lucha de clases en los países socialistas" o "la convivencia pacífica".

La República Popular Rumana, sin embargo, nacida de las luchas populares contra las tiranías burgués-latifundistas y frente al fascismo importado de Alemania, encarnado en los criminales de la Guardia de Hierro y el gobierno del rey Mihai I y el Mariscal Antonescu, fue un verdadero intento de construir una verdadera democracia, luchando con esfuerzo contra toda explotacion de clase, por un estado de los trabajadores y para los trabajadores de las ciudades y el campo y en la cual el poder emanaba del propio pueblo y se ejercitaba a través de los órganos elegidos directamente por las masas,  a la vez participados por estas.

Tras la muerte de Stalin en Moscú, en 1953, las cosas empezaron a cambiar en todos los países socialistas, y una nueva élite cada vez más alejada del pueblo empezó a tomar el poder en los partidos comunistas (salvo en casos excepcionales como el chino, el coreano o el albanés). La represión contra los que lucharon por crear aquella República Popular, como Ana Pauker, Vasile Luca, Teohari Georgescu o tantos otros fue la consecuencia directa de que el modelo soviético revolucionario, el de Lenin y Stalin, en los cuales las fábricas, los barrios, las cooperativas, los sindicatos, los estudiantes, etc,  en definitiva los consejos o soviets, eran los verdaderos órganos de poder, se fuera sustituyendo por otro donde el nacionalismo de raigambre burguesa fue tomando cada vez más importancia con respecto al socialismo, de la mano de los oportunistas que, como garrapatas, habían fingido ser comunistas esperando el momento para seguir viviendo como parásitos de los trabajadores; años después, tras el golpe de estado contra el pueblo rumano de diciembre de 1989, mostrarían sin tapujos su verdadera cara.

Imagini pentru ana pauker si vasile luca
Esto no quiere decir que en la República Socialista Rumana, iniciada tras la llegada de Ceausescu a la Sec. General del PCR en 1965, los trabajadores y campesinos rumanos perdieran todos los logros que habían conquistado. Al contrario, durante años la RSR convivieron los derechos sociales y las conquistas económicas de los ciudadanos rumanos con la construcción de una élite separada del pueblo que, eso si, poco a poco se iria posicionando para dar el golpe de estado definitivo contra sus conciudadanos de clase obrera, mientras iba separando cada vez más a esta del poder directivo y productivo (en el partido y en las fábricas).

En los siguientes videos se puede escuchar las palabras sobre la gloriosa Revolución de Octubre de dos de los comunista, tras estar exiliados en la Unión Soviética durante la SGM, volvieron al mando de la división de rumanos del Ejercito Rojo, la Tudor Vladimirescu, que habia sido creada en Moscú para agrupar a los exiliados comunistas y antifascistas de Rumania, tras lo cual se encargaron de dirigir  la transformación de la Rumania fascista-capitalista en una República Popular donde los productores eran los que tenían en sus manos la soberanía nacional, y no los miembros de la clase inproductiva o los representantes de intereses extranjeros, como sucede en las dictaduras capitalistas (que los medios de propaganda siguen llamando, a través de sus medios de propaganda, "democracias").



lunes, 5 de junio de 2017

La semiótica de la traición en las celebraciones de la Victoria del fascismo

En La semiótica de la traición en las celebraciones de la Victoria sobre el fascismo, Iñigo Aguirre analiza el proceso de "descomunistización" que se está produciendo en muchos países del este, sin tapujos en algunos como Ucrania, pero taimadamente en otros como la Federación Rusa, donde, aunque las políticas anticomunistas, de manipulación del pasado, se lleven a cabo más comedidamente (de lo contrario se pondrían en contra a la mayoría de los trabajadores rusos), avanzan lentamente pero sin pausa.

Cartel de los anticomunistas rusos de los años 30:
San Jorge, con la bandera tricolor, acabando
con el dragón rojo
Desde el metódico y reiterado ocultamiento del Mausoleo Lenin tras las banderas zaristas, las actuales de la Federación Rusa, hasta la unión de símbolos como el de San Jorge a las estrellas o banderas rojas (¿qué coño pinta San Jorge, que si que lucía durante la SGM en las solapas de los que lucharon contra la URSS?),  las políticas anticomunistas del departamento de marketing del Kremlin se van implantando poco a poco, intentando, ya que no pueden hacer olvidar los triunfos pasados de la clase trabajadora soviética sobre los que han usurpado de nuevo el poder, la oligarquía capitalista, al menos desvirtuarlas.

Y tienen tanto éxito que incluso calan en gran parte del perdido y despistado Movimiento Comunista Mundial, no obstante lleno también de personajes que deberían militar más en asociaciones o milicias de tipo fascista o en partidos de su versión democrática, la socialdemocracia, que en movimientos revolucionarios en los que la primera contradicción, como ya explicaran Marx y Engels, es la que enfrente a la minoría explotadora con la mayoría explotada (Lenin dixit, "!Convirtamos toda guerra imperialista en Guerra Civil!").

Por todo lo anterior, se entiende a la perfección la adoración como a un semidiós que algunos fingidos comunistas sienten hacia el imperialista Putin, pues en realidad no esperan más que, debido a su mentalidad burguesa, la llegada de un salvador frente al mal (en sentido puramente religioso). Por cierto que el imperialismo es un sistema económico, no un capricho de un dirigente o de un gobierno, como ya demostrara Lenin hace precisamente 100 años en su, y hasta el título es obvio, "El imperialismo, fase superior del capitalismo", aunque algunos, empapados de la mentalidad hollywoodiense, sigan pensando que hay potencias capitalistas buenas y potencias capitalistas malas. En realidad, de perogrullo, no hay "capitalismo bueno" o "capitalismo malo", por mucho que los anticomunistas y sus escribanos intenten despistar a los trabajadores haciéndoles tragar esa quimera con el fin de que el objetivo deje de ser el de acabar con toda explotación (!y es que tienen tanto miedo a perder sus privilegios!). 

Como se afirma en el artículo que reproducimos a continuación, la recuperación de los símbolos de los zares y la extensión de las políticas anticomunistas, mezclando los símbolos gloriosos del comunismo soviético con algunos directamente fascistas, empieza por la propia bandera tricolor de la Federación Rusa, que es la misma, no obstante, que la que los rusos anticomunistas usaron en la Guerra Civil Rusa contra el Poder Soviético o la que Vlasov enarbolara en la Segunda Guerra Mundial aliándose con los nazis (de hecho, la tricolor actual sería arrojada con el resto de las banderas nazis en aquella gloriosa ceremonia ante el Mausoleo Lenin en la que los soldados del Ejército Rojo arrojaron todos los estandartes fascistas que habían sido derrotados):

"... no podemos pasar por alto al hablar de banderas, que la actual bandera de la Federación de Rusia, fue también una de esas banderas que se arrojaron en el primer desfile de la Victoria ante el Mausoleo Lenin, por ser la bandera bajo la que combatieron los integrantes del Ejército de Liberación Ruso (“ROA” por sus siglas en ruso) comandados por el general Vlasov. Y aunque deberíamos de estar ya acostumbrados después de 25 años que lleva ondeando en el Kremlin, el que sea precisamente esa bandera de los colaboracionistas de los nazis, la que abra el desfile de la Victoria sobre esos mismos nazis, por mucho que esté sonando de fondo la gloriosa “Svyaschennaya Voiná”, no deja de chirriar".

Se trata, pues, de un excelente análisis del lenguaje simbólico que usa la oligarquía rusa para reescribir la historia, intentando evitar que a los trabajadores rusos, hoy sometidos al poder de la minoría capitalista, se les ocurra repetirla (el artículo está tomado del blog camarada El Socialismo es la Solución).

***

La semiótica de la traición en las celebraciones de la Victoria sobre el fascismo


Iñigo Aguirre

Las celebraciones de la Victoria sobre el fascismo son sin duda alguna la principal fiesta nacional para los pueblos que habitan las repúblicas de la antigua Unión Soviética. Especialmente para el pueblo ruso, bielorruso y ucraniano también, por mucho que sus gobernantes se esfuercen en extirpar ese sentimiento. Lo hemos podido comprobar estos días en Kiev, donde la Junta fascista que gobierna ha tenido que ver cómo a pesar de las amenazas, prohibiciones y agresiones físicas, fueron miles los que salieron orgullosos con las fotos de sus familiares a honrar su memoria. El objetivo es claro. Pretenden desterrar esa celebración de la memoria popular al igual que hicieron, con bastante éxito, con las celebraciones del 7 de noviembre (aniversario de la Revolución de Octubre). Pero si en la actual Ucrania, gobernada por los herederos de los que combatieron contra el Ejército Soviético al lado de Hitler, esas políticas se enmarcan en la lógica de los acontecimientos y están amparadas por la nueva legislación de “decomunistización”, ¿Qué me dicen de Rusia? ¿Acaso no está aplicando Rusia un proceso de “decomunistización” casi tan abierto como el de Ucrania?


Por desgracia la suplantación de símbolos no es prerrogativa única de la Junta fascista ucraniana. La diferencia está en que la oligarquía que gobierna Rusia, está obligada a manejar los tiempos con cautela, a ser prudente y paciente para medir cuándo hay que dar otra vuelta de tuerca. Dentro de ese contexto las celebraciones de mayo suponen un momento idóneo para valorar esos cambios cada vez más perceptibles. Fue hace unos doce años cuando se inició el proceso de sustitución y suplantación de los símbolos soviéticos de la Victoria por otros de nuevo cuño, que ninguna relación histórica guardan con la Victoria de la URSS (y recalco lo de URSS) sobre la Alemania nazi y sus aliados.

El proceso comenzó ocultando el Mausoleo Lenin durante los desfiles del 9 de mayo. Al principio les bastaba con colocar unas cuantas banderas rusas. Luego se fueron refinando y perfeccionando en ese arte que demuestran para avergonzarse de su propia historia, hasta llegar a lo que vemos hoy; Un gigantesco andamiaje que rodea por completo al Mausoleo y que permite modificar a conveniencia la decoración. También sirve para las celebraciones del día internacional del trabaj…perdón, perdón. Quería decir de la primavera, que parece ser que es lo que se celebra ahora en Rusia el 1º de mayo.


Podría pensarse que lo que hemos presenciado estos 3 últimos años en Ucrania con el derribo de todas las estatuas a Lenin, podría remover alguna conciencia en el gobierno ruso y dejasen de hacer el ridículo ocultando el que es en realidad uno de los principales símbolos de la victoria sobre el fascismo, por ser el lugar desde el que se despidió a las tropas el 7 de noviembre del 1941, cuando los nazis estaban a escasos 20 km de Moscú, y el “altar” ante el que se arrojaron las banderas y estandartes de las tropas hitlerianas derrotadas.

Cada año en abril se desata el debate en los medios, en tertulias políticas de la tele y la radio algunos politólogos ingenuos piensan de verdad que este año sí que sí, veremos de nuevo al Mausoleo Lenin presidir el desfile. Pero lo que hemos visto este año, en el centenario de la Revolución de Octubre, lo que vimos el 20 de abril (natalicio de Hitler, casualmente) fue como un grupo de parlamentarios del Partido de Zhirinovski, PLDR y de Rusia Unida, presentaba una iniciativa legislativa que permitiese desmantelarlo y “enterrar” a Lenin. ¡Qué miedo le tienen!


Pero vale la pena recordar que hace 10 años, en el 2007, se votó en la Duma una propuesta para eliminar de la bandera de la Victoria la hoz y el martillo y que 331 diputados de 450, prácticamente todo el grupo parlamentario del partido gobernante “Rusia Unida” y su prolongación malota de los chicos del PLDR, votaron a favor. Hay que reconocer que entonces fue el presidente Putin el que salvó la bandera e impidió al no ratificar con su firma esa ley aprobada, que se profanase un símbolo tan sagrado. En estos años es cierto que se ha popularizado su uso y la podemos ver incluso en tamaño gigantesco. De hecho cada 9 de mayo es bandera oficial del Estado y ondea en edificios públicos y esquinas de muchas calles. Pero eso no significa que se hayan olvidado del objetivo inicial de “decomunistizar” los símbolos de la Victoria.

El General anticomunista Vlasov
Y no podemos pasar por alto al hablar de banderas, que la actual bandera de la Federación de Rusia, fue también una de esas banderas que se arrojaron en el primer desfile de la Victoria ante el Mausoleo Lenin, por ser la bandera bajo la que combatieron los integrantes del Ejército de Liberación Ruso (“ROA” por sus siglas en ruso) comandados por el general Vlasov. Y aunque deberíamos de estar ya acostumbrados después de 25 años que lleva ondeando en el Kremlin, el que sea precisamente esa bandera de los colaboracionistas de los nazis, la que abra el desfile de la Victoria sobre esos mismos nazis, por mucho que esté sonando de fondo la gloriosa “Svyaschennaya Voiná”, no deja de chirriar.

Tampoco nos olvidamos de cómo han “vaciado” la estrella roja como símbolo del ejército, empezando por el Ejército de Tierra. Al principio la estrella también llevaba el azul, pero alguien debió pensar que recordaba demasiado a la del Capitán América y la cosa se quedó en una estrella blanca con el contorno rojo. La podemos ver también como logo de la cadena televisiva del Ejército “Zvezdá”.


Otro ejemplo ridículo de ese miedo a las hoces y martillos, se pudo constatar en el concierto que se organizó en la Palacio de Congresos del Kremlin el 5 de mayo. Cuando en la pantalla del escenario apareció la famosa imagen de la toma del Reichstag, el photoshop se había encargado de difuminar hasta borrar la hoz y el martillo…

Otro de los símbolos que han introducido en los últimos años para ir suplantando paulatinamente a los soviéticos es la tan popular ya “Cinta de San Jorge”. La llaman de San Jorge (“Gueórguievskaya”) porque era la que acompañaba a la cruz de San Jorge, principal condecoración militar en la época zarista. Y si bien es cierto que esos mismos colores de esa cinta, el naranja y negro, fueron luego utilizados en el ejército soviético para acompañar la “Orden de la Gloria” y la medalla “por la Victoria sobre Alemania”, esa cinta no debería ya llamarse “gueórguievskaya”, puesto que no acompaña la cruz de San Jorge.


Esos colores lucían en el pecho de todos los combatientes que sobrevivieron y fueron como 15 millones de personas los que recibieron la medalla “por la Victoria sobre Alemania”. Pero también lucían en el uniforme del atamán cosaco y colaboracionista con los nazis Krasnov, puesto que él sí portaba la cruz de “San Jorge”. Pero qué podemos esperar si esa misma bandera de los cosacos que enarbolaba Krasnov es ahora también la bandera oficial del Oblast de Rostov.


Es cierto que el naranja y negro se utilizó desde un primer momento, al acabar la guerra, en multitud de carteles soviéticos que conmemoraban en años sucesivos la Victoria sobre el fascismo. Pero esa utilización masiva que se ha impuesto en estos últimos años no es ninguna tradición soviética. Ni los veteranos ni sus familiares han llevado nunca en la solapa la cinta “gueórguievskaya”, hasta que alguien en el Kremlin decidió que debía ser así. Además no podemos olvidar que fueron los colores elegidos para identificar el alzamiento antifascista del Donbás, como reacción al golpe de Estado en Ucrania. Miles de milicianos han muerto con esa cinta en sus uniformes como elemento distintivo. Los ucranianos fascistoides llaman ahora a los rusos, entre otras muchas lindezas, “kolorady”, en alusión a un escarabajo cuyo caparazón tiene esos colores naranja y negro.

Ese sentimiento generalizado entre los rusos de repulsa al golpe fascista en Ucrania, ha servido para introducir el uso masivo de esos colores en los carteles y banderas que adornan ahora las calles durante las fiestas de mayo en conmemoración de la Victoria. Vemos como poco a poco, año a año, las ciudades en estos días se van “anaranjando” y “desrojizando”.

Mención especial merece el conocido como “regimiento inmortal” que se ha convertido en atributo indispensable del 9 de mayo. Sin duda una iniciativa preciosa que permite que millones de personas salgan ese día con las fotos de sus familiares caídos en la guerra. Una iniciativa que partió desde abajo, que ideó un periodista en Tomsk en el 2011 y que ahora ha pasado a ser el eje central de las celebraciones.

Hemos visto estos años atrás como cientos de miles de personas marchaban detrás de pancartas donde podía leerse “regimiento inmortal” con la orden de la “Gran Guerra Patria” con su hoz y martillo, o directamente la estrella roja con la hoz y el martillo adornando esas pancartas. Pues bien, parece que el que tanta gente marche detrás de pancartas rojas con hoces y martillos y encima portando la bandera de la Victoria no debe hacer demasiada gracia a determinados inquilinos del Kremlin.


Algo había que hacer. Este año la novedad ha sido que esos “regimientos inmortales” han empezado a sustituir la orden de la “Gran Guerra Patria” por otra en la que aparece “San Jorge” dentro de la estrella roja.

Ya me dirán ustedes qué relación guarda San Jorge con la Victoria de la Unión Soviética sobre el fascismo. Donde sí podía verse a San Jorge como símbolo utilizado en la Gran Guerra Patria, era en el centro de la cruz del emblema de la “SS Sturmbrigade RONA”.

Pero además también han diseñado otro logo en el que aparecen unas grullas atravesando la estrella roja. La explicación es que el poema “Zhuravlí” (Las grullas) de Rasul Gamzátov pone letra a una famosa canción soviética que recuerda a los caídos. Esas pancartas blancas con las grullas se han podido ver sobre todo abriendo los “regimientos inmortales” que han marchado en numerosas ciudades del mundo.

















Así pues, vemos como un símbolo totalmente ajeno y desconocido para el público hace un mes, se convierte por obra y gracia del departamento de márketing anticomunista del Kremlin, en símbolo de la Victoria sobre el fascismo y tiene tiempo de abrir también el desfile en Donetsk e incluso de llegar a la Estación Espacial Internacional.


Se os ve mucho el plumero, señores oligarcas.

Vlasov estaría orgulloso de vosotros.

El Socialismo es la Solución

sábado, 3 de junio de 2017

Entrevista a Un Vallekano en Rumania (Tesla Ordua 97fm Irratia)

Asier Blas y Jon kortazar Billelabeitia, dos camaradas vascos que pude conocer personalmente hace unos años cuando el Athletic de Bilbao jugó la final de la Euroliga en Bucarest contra el Atlético de Madrid,  y con los que he tenido contacto habitual a través del blog, me han hecho una entrevista sobre estos 27 años de capitalismo rumano y otras cosas sobre el antiguo país socialista, Rumania, para el programa Tesla Ordua en Radio Irratia  97FM, que trata de llevar a sus oyentes la actualidad de los Balcanes en euskera y castellano.

Os invitamos a escucharlo dando play al audio del final de la entrada, tras leer la presentación que hacen sobre la entrevista en su blog, Tesla Ordua, que os animamos también a seguir y leer:

"En el programa de hoy tenemos a José Luis Forneo, que lleva un conocido blog sobre aquel país en lengua española: “Un Vallekano en Rumania”. Como tal, no hacen más presentaciones, es un ciudadano procedente del barrio-ciudad de Vallecas en Madrid, muy ligado a la idiosincrasia obrera, y como tal, su norte es la situación de la clase obrera del país balcánico, sin olvidar la cultura, la historia y el arte de ese país puente entre la cultura latina y la eslava.

 En esta entrevista, hemos hablado sobre todo de las protestas que ha habido en Rumania contra el nuevo gobernó socialdemócrata, protestas que oficialmente van en contra de la corrupción (un nuevo decreto para reducir las penas de los presos beneficiará a los que tienen condenas más bajas, entre ellos, pero no exclusivamente, a algunos corruptos); pero que la participación de una parte de la élite política-económica rumana, así como de importantes banqueros y directivos de las filiales rumanas de bancos holandeses y alemanes dan a pensar otra cosa. 

En efecto, estas protestas son más la reacción de la clase dominante, así como de los sectores que aspiran a convertirse en miembro de ésta, frente a unas medidas redistributivas del Gobierno socialdemócrata, como subir los impuestos a las multinacionales al nivel de las compañías rumanas (hasta ahora pagaban menos), o subir el salario medio interprofesional. En estas protestas ha sido dominante la retórica anticomunista, que recordaba a 1989 (objeto de culto oficial en Rumania, sin embargo, según Forneo cuenta, lejos de un consenso social) y también a aporáfoba, de odio a los pobres (base social del PSD en el poder) que acusaba a “los pobres” de votar al partido socialdemócrata. 

Esta vinculación con 1989, nos ha permitido también hablar sobre la caída del socialismo en Rumania, y las privatizaciones y la desindustrialización que siguieron, así como la resistencia de la clase obrera rumana y su núcleo, los mineros, que al menos, mediante las grandes manifestaciones mineras o las (mineriadas), consiguieron retrasar el establecimiento del neoliberalismo en el país valaco. También nos ha dado tiempo para hablar brevemente de la historia de Rumania así como de la minoría húngara existente en Transilvania. 

Animamos a nuestros lectores que contacten con José Luis Forneo, si quieren saber más de Rumania: Blog: www.imbratisare.blogspot.com  Twitter:  @robbyespierre "

A continuación podéis escuchar la entrevista completa. La presentación es en euskera, pero rápidamente pasamos a charlar en castellano:

viernes, 2 de junio de 2017

Monumento a los héroes antifascistas rumanos de Bucarest

El Monumento a los Héroes Antifascistas rumanos está situado enfrente de la Academia Militar de Bucarest.

Este homenaje a la lucha de Rumania contra el nazismo durante la Segunda Guerra Mundial fue la obra colectiva de un grupo de escultores rumanos, del Estudio de Arte Plástico del Ejército, formado por el coronel de la República Popular Rumana Marius Butunoiu (coordinador), Zoe Băicoianu, Ion Dămăceanu și Theodor N. Ionescu.

Sobre un pedestal en forma de paralelepípedo, de 6 metros de altura, de hormigón armado, se alza un grupo de estatuas de bronce, de 9 metros de altura, formado por tres soldados antifascistas, cada uno de un cuerpo de ejército: infantería, marina y aviación. El infante tiene en su mano derecha una rama de roble, símbolo de la victoria.

En el pedestal aparece la siguiente inscripción:
 
SLAVĂ OSTAȘILOR ROMÂNI
MOȘTENITORI AI TRADIȚIILOR
EROICE STRĂBUNE
LUPTĂTORI NEÎNFRICAȚI
ÎMPOTRIVA FASCISMULUI
PENTRU LIBERTATEA ȘI
INDEPENDENȚA PATRIEI

"Gloria a los soldados rumanos
herederos de la tradición heróica de sus antepasados
valientes combatientes contra el fascismo
por la libertad y la independencia de la patria"

A un lado y a otro del monumento se encuentran dos grandes altorrelieves, realizados en piedra blanca, con una superficie de 154 metros cuadrados, que representan como tema principal algunos momentos de la lucha de los combatientes rumanos en la Segunda Guerra Mundial contra el fascismo (después del 23 de agosto de 1944, cuando el Partido Comunista obliga al rey Mihai I, aliado hasta entonces de los nazis, a deponer del gobierno al Mariscal Antonescu y a ordenar a los ejércitos rumanos a volver sus armas contra el ejército alemán y sus aliados).

El monumento en honor de la lucha antifascista llevada a cabo por el ejército rumano desde el 23 de agosto de 1944 (antes protagonizada en solitario por los militantes comunistas y partisanos revolucionarios) es uno de los pocos que ha quedado en pié o en su lugar original tras el triunfo del golpe de estado de diciembre de 1989, en el que, como sabemos., se reinstauró aquello contra lo que los soldados honrados en el conjunto escultórico de la Academia Militar combatieron.

Sin embargo, el símbolo de que todo contra lo que aquellos héroes lucharon, y miles de miembros de la resistencia civil y militar murieron, se ha impuesto de nuevo es que el lugar donde se ubicara el monumento desde su inauguración, en 1957 lleva el nombre hoy de "Universidad Carol I", primer rey del país y el símbolo de la Rumania de los boyardos y oligarcas que pisotearon, como siguen haciendo hoy, a los trabajadores y campesinos rumanos.







Obreros y soldados por un objetivo común: el fin de la explotación
Detalle
La madre, en lucha por un futuro mejor para sus hjos, el socialismo
La hoz y el martillo
Los campesinos reciben a los soldados libertadores



Los trabajadores luchan por su emancipación con as armas en la mano

!Siempre hacia adelante! !Muerte al fascismo!

La mujer socialista, igual al hombre en lucha por la emancipación de la clase trabajadora
contra el fascismo
Los trabajadores ferroviarios: héroes de la lucha por el socialismo en Rumania

Marinos contra el fascismo




Romanos contra dacos (S II D.C.)
Mircea cel Batran (Siglo XIV)
Stefan cel Mare (siglo XIV-XV)
Mihai Viteazu (siglo XVII)

La revuelta campesina de Horea, Closca y Crisan (siglo XVIII)

Tudor Vladimirescu (Revolución de 1821)
Nicolae Balcescu (Revolución del 48)
Guerra de la Independencia contra el Imperio Turco (1877)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...